Vivir en gratitud

Quien me conoce, y ha leído este blog desde sus inicios, se estará preguntando porque no he tocado el tema de la gratitud; pues es un asunto que me apasiona desde siempre, sobre el cual doy talleres y conferencias y uno de los pilares de la marca que he construido durante los últimos cinco años, Bien-être Media, la cual puedes conocer en www.bienetremedia.com.

El punto es, que vivir en gratitud es uno de los estilos de vida que mayor beneficio reportan aún a corto plazo. Siempre recuerdo las palabras del conocido orador motivacional Anthony Robbins que dice: La abundancia comienza al adoptar una “actitud de gratitud”. No importa lo poco que tengas, siempre habrá alguien que tenga menos que tu. Y si nos enfocamos en agradecer lo que ya poseemos, pronto nos daremos cuenta de lo mucho con lo que contamos y cada vez aparecerá más, pues al estar enfocados en lo que tenemos, lo que “nos falta” no tendrá importancia o cabida en nuestro pensamiento.

Así que para comenzar con esta onda de gratitud te diré algunas cosas que te pueden ayudar a poner en práctica este principio. Recuerda que la acción es lo que genera un verdadero cambio en tu vida, no importa todo lo que sepas, si no actúas, no vale de nada. Dicho esto, aquí te va lo prometido.

  • Cuenta tus bendiciones

Es de suma importancia enfocarse en lo que uno tiene, como mencioné al principio. Te recomiendo hacer una lista de todas las bendiciones que han llegado a tu vida sólo en este primer mes del año. Si buscas bien, te darás cuenta de todo lo bueno que ha llegado a ti en estos últimos 24 días: , el clima que está más fresco que en verano, los días de fiestas que nos han permitido descansar, las notas del primer período de tu hijo en la escuela, la flor de jardín que te regalaron hace unos días, el combustible que bajó de precio… y así puedo seguir hasta agotar el espacio de esta columna completa. Haz una lista y verás que bendecido/a eres.

  • Siente el agradecimiento.

Cuando damos gracias a alguien o por algo es muy importante ‘sentir’ el agradecimiento, no solo decirlo con la boca, sino también implicar el corazón y el alma en ello. Por ejemplo: al levantarte y dar las gracias por el nuevo día de vida, pon la mano en tu corazón y siente sus latidos, conecta esos latidos con la expresión de gratitud que elevas en ese momento. Mírate a los ojos, date las gracias a ti mismo por estar en ese lugar donde te encuentras (eso si te gusta donde estás, si no te gusta, pues haz lo arreglos y toma acción para cambiarlo).

  • Observa la vida de los menos afortunados.

Si realmente prestas atención, te darás cuenta que en el mundo hay millones de personas más desfavorecidas de lo que te puedes imaginar. Hay lugares donde la gente debe caminar kilómetros para tener un poco de agua, que nunca han navegado en la internet o que comen, una vez cada día, o menos. ¿Puedes tu imaginarte en estas condiciones? Si lo piensas de esa forma eres una personas que tiene en abundancia lo que otros, probablemente no tendrán nunca en su vida. El grifo con agua caliente de tu baño, por ejemplo.

  • Agradece a las personas que menos lo esperen.

A decir verdad, este es uno de los puntos de la gratitud que más me gusta (a parte de lo bien que se siente el alma cuando agradece). Te recomiendo que hagas esto durante una semana, y ya verás los resultados: agradece al ‘delivery’ que te sube el botellón de agua a tu apartamento, evitándote así una desviación en la columna vertebral o hernia; al señor que recoge la basura y nos evita miles de enfermedades; o la muchacha del servicio que pone su talento y empeño en cocinarte mientras tu produces para tus necesidades y la de tu familia. Eso sí, recuerda agradecer de verdad, mirando a los ojos. Ya verás el impacto que esto produce en ti y en la vida de esa persona.

Así que, ahí tienes 4 maneras de poner en práctica vivir en gratitud. Es un hábito, que una vez adquirido cambiará tu vida para siempre. Y como no hay tiempo que perder, te recomiendo empezar ahora y dar las gracias por este momento.

 

Yo, te doy las gracias a ti por leerme 🙂

Cuéntame Qué Te Pareció